hirientes verdades…

Esta entrada es la que más me ha costado hasta ahora escribir en toda la historia del blog y espero nunca arrepentirme de lo que siento porque lo he meditado mucho. Un año ha pasado de esta relación. Al principio tanto tú como yo éramos inconscientes de lo que ella significaba, soñábamos con un futuro juntos. Un brillante futuro de felicidad, amor y enriquecedora multiculturalidad. Hemos luchado como nadie, hemos llorado, viajado, sufrido y ahora cuando parece que todo ello debería dar sus frutos, parecemos vacíos de energías. Tú amnésico y yo cansada de perseguirte. De repente recuerdo todas las advertencias de mis amigos, de mi familia. De repente recuerdo mi edad, soy muy joven para sufrir tanto. Miro atrás y a veces pienso que he perdido un año mirando al horizonte y soñando contigo. En esos momentos eras tan cercano y cálido. Ahora, aquí, te siento tan lejos.

Quizás haya llegado la hora de dejar de ser ingenua y esperar a que recapacites, quizás es momento de que comprendas a la persona que has tenido a tu lado y a la que estas alejando. Me he cansado de pedirte, de seguirte…

Sobre el amor no cabe reflexión, es un sentimiento, un impulso. Ese impulso que un día me hizo dichosa hoy me desangra. Te agradezco que me enseñases a amar, y ahora que lo hiciste te reclamo tus enseñanzas.

Voy a darte un plazo. Voy a pedirte en silencio lo que llevo rogándote estos últimos meses y si no escuchas, si no escuchas, no tengo más que despedirme de ti. Me va a doler, pero merezco más que esto. Espero que sepas valorar este precioso tiempo que te estoy dando, porque ya te dí demasiadas oportunidades y me duele el corazón.

 

 

He subido un trabajo sobre Corea del Norte por si os interesa, esta en NORTESURNORTESURNORTESUR.

Anuncios